Helado con chocolate y avellanas

Muy buenas a todos y todas! Ya llegó el verano (en todo su apogeo para algunos, para otros como yo todavía queda un poquito), pero bueno, podemos decir que oficialmente es tiempo de sol, de playa, calorcito y de comer cosas frías, sí, ya vais viendo a donde quiero llegar… Es tiempo de helados! porque no concibo estas fechas sin imaginarme delante del mostrador, con el/la dependiente/a mirándome con cara de impaciencia mientras decido el sabor (que a no ser que tengas uno muy muy preferido *yo me los zamparía todos* es una elección difícil, y bueno ya si pides dos sabores ni hablamos, te ves retirándote un poco del mostrador desde donde todavía veas los helados pero que permitas que alguien se te adelante para rascar un par de segundos). Tampoco me imagino un buen paseo, a velocidad de domingo y medio aplatanada del calor sin parar delante de una heladería, y es así, cuando vas paseando por la calle sin un destino concreto el piloto automático te lleva a donde te lleva.

Bueno en la calle lo tenemos fácil, cada 4 pasos hay algún bar/cafetería/heladería donde puedes hacerte con uno y matar ese gusanillo, pero en casa? qué hacemos si el gusano decide picarnos en casa? Pues en ese caso puede haber 2 opciones:

Opción A: tienes helado en el congelador: te lo comes. (La opción A, por tanto, se convierte en opción B)

Opción B: no tienes helado al congelador: o sales a comprar más (y pasas a la opción A) o no comes helado o… o… TE HACES EL TUYO PROPIO!!! (sí, se veía venir, lo sé).

IMG_0878

¿Qué ventaja tiene este helado que os propongo? pues son muchas: sabes de lo que está hecho, puedes reproducirlo cuantas veces quieras, en menos de 5 minutos lo tienes listo, puedes usar la base y cambiar los ingredientes, probar otros sabores… yo desde que lo descubrí como helados todos los días, este y otros que iré compartiendo y me encantan!

Además este tiene la etiqueta *para nada despreciable* de haber sido EL PRIMER HELADO que Alejandro me pide saber cómo se hace para merendarlo (sí, todo el mes comiendo helados a diario, helados riquísimos y este y solo este es el único que ha contado con su aprobación).

Pues sin más les dejo la receta de lo que juntos denominamos: el FITLADO:

IMG_0897

Ingredientes:

  • 1 plátano y medio congelados
  • 1 yogurt congelado (yo utilicé uno desnatado/edulcorado de hacendado)
  • Avellanas (unas 6 o 7) + 3 que usé para decorar
  • Cacao en polvo desgrasado valor (poner al gusto según se busque más o menos chocolateado, yo le puse dos cucharaditas de postre rasas.
  • 1 chocolatina de chocolate negro hacendado para decorar (opcional aunque recomendable jaja)

Preparación

  1. Primero ponemos el plátano en la batidora con el yogurt. Aquí hay que hacer un inciso para precisar que: 1 el plátano se congela ya pelado (a algunos les parecerá una obviedad, a otros, hablo desde la experiencia, no tanto), 2 si quieres facilitarle el trabajo a la batidora congela el plátano troceado.
  2. Cuando esté batido añadimos el cacao, las avellanas, lo pasamos a un bol y lo comemos.

IMG_0887

Cuidado con pasarnos batiendo (se va derritiendo) y sobre todo cuidado con alejarte de él (tiene la extraña capacidad de desaparecer y aparecer en el estómago de otros en tiempo récord).

IMG_0858

Anuncios

Un pensamiento en “Helado con chocolate y avellanas

  1. Buenos días!!!!!!, qué idea más maravilloso para que los niños coman fruta de una manera riquísima y rapídisima. Lo haré esta misma tarde, !!!!muchas gracias por compartir la receta!!!!. Saludos. Rosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s